Obtener Adobe Flash Player

« volverNOTICIAS
foto
6-04-2015
LIMPIEZA DE PRIMAVERA
El cambio de estación es un buen momento para hacer una limpieza a fondo en casa. Podemos ayudarte de manera profesional a realizar esta limpieza, pero si quieres hacerlo tú sola te ayudamos a organizarte con algunas ideas para empezar la primavera con buen pie: 1 Ventila Empieza abriendo todas las ventanas para que se ventile y se renueve bien el aire de todas las estancias. Si es posible, crea una ventilación cruzada (abriendo las ventanas de los extremos de la casa, para que el aire circule sin obstáculos y limpie la atmósfera). Planifica la limpieza por zonas, empezando por las que no se limpian a diario, que son las que más lo necesitan. Cuando comiences a limpiar, hazlo por las zonas más altas (¡no olvides las partes altas de los armarios!): el polvo caerá hacia abajo y lo recogerás todo. 2 Apuesta por productos naturales y neutros y microfibras Vinagre, bicarbonato, sal y limón son imprescindibles para una limpieza ecológica a base de productos naturales. Por eso, cuida que no falten nunca en casa. Tienen la ventaja de que son ecológicos y no contaminan. Las bayetas, fregonas, plumeros y mopas de microfibra arrancan la suciedad sin esfuerzo y de manera eficiente. 3 Limpia las paredes pintadas de abajo hacia arriba Si tienes paredes lavables, puedes limpiarlas con jabón neutro. Hay que limpiarla toda de una vez; si te paras a la mitad puedes crear una marca difícil de eliminar. Un consejo: en este caso, empieza por la parte inferior de la pared y trabaja hacia arriba, porque si caen gotas, irán escurriendo hacia abajo y te resultará más fácil quitarlas de una superficie que ya está limpia. 4 Aspira también los techos En una limpieza a fondo no te puedes olvidar de los techos. El accesorio para tapicerías del aspirador va muy bien para limpiarlos. Para zonas más altas puedes coger un cepillo que tenga el mango largo y pasarlo con un paño limpio anudado a los extremos. Si tienes ventiladores de techo, es el momento de limpiar sus aspas para que el polvo acumulado no se esparza al ponerlos en marcha. 5 Retira las alfombras El peso de los muebles deja marcas en las alfombras porque aplasta el pelo de la zona en la que se apoyan. Para levantarlo y evitar que se noten esas marcas, coloca un cubito de hielo encima de la marca y deja que se derrita, espera hasta que se seque y luego pasa a fondo el aspirador. Antes de guardarlas espolvoréalas con bicarbonato y deja que actúe 15 minutos. Después, aspíralas. Guárdalas enrolladas, así no se deformarán 6 Alcohol para los interruptores Con el tiempo y el uso, suelen acumular suciedad. Ten mucho cuidado porque son elementos por los que circula la electricidad y no se pueden mojar. Límpialos con un paño húmedo bien escurrido y si queda alguna mancha retírala con un algodón mojado en un poco de alcohol. 7 Limpiar a fondo los sofás Pasa el aspirador a fondo por los sofás utilizando el accesorio especial para tapicerías, insistiendo en los reposabrazos y en la trasera. Si puedes, retira los cojines del asiento y el respaldo para aspirar el armazón. Y si descubres una mancha seca, elimínala con amoníaco o espuma seca. 8 Limpia lámparas y bombillas Limpia el polvo de las bombillas y plafones de techo con un plumero. Si tienen manchas, pásales una esponja o un paño húmedo con cuidado, sin mojarlos, asegúrate de que estén apagados antes de empezar. Si tienes lámparas con cristales colgantes ponte unos guantes de algodón, mójate los dedos en limpiacristales o en un poco de amoníaco diluido en agua y ve pasándolos por toda la lámpara hasta que la recorras por completo. 9 Limpia las cortinas Lávalas con un programa antiarrugas y cuélgalas (antes, quita el polvo de la barra) cuando todavía estén húmedas: te ahorrarás el planchado. 10 Cabeceros sin polvo Los cabeceros de madera o metal puedes limpiarlos con el plumero y aprovechar para pulirlos con un producto adecuado si es necesario. Si son tapizados, pasa el aspirador y quita las manchas con un poco de amoníaco disuelto en agua, pero sin mojar demasiado la tela. 11 Prepara la cama para el verano Para evitar los ácaros que se van acumulando con el tiempo, pasa bien el aspirador por todos los rincones, aunque tenga funda antiácaros. Lava también los almohadones, puedes hacerlo en la lavadora utilizando un programa frío y corto para los que sean de plumón, y más caliente si son sintéticos, pero no los centrifugues. Lávalos en un día soleado y deja que se sequen al aire, se apelmazarán menos. 12 Nórdicos, hasta el año que viene Para que los edredones nórdicos abulten menos en el armario, después de su limpieza, enróllalos sacándoles bien el aire antes de introducirlos en una bolsa (mejor textil, para que transpiren). 13 Lavanda para los armarios El cambio de la ropa de temporada es el mejor momento para limpiar a fondo los armarios. Si son de madera o lacados pásales un paño bien escurrido con jabón neutro, aclara y sécalos bien. Déjalos abiertos durante un rato para evitar restos de humedad y coloca unos saquitos con lavanda que perfumarán y ahuyentarán los insectos. 14 Ordena y limpia los armarios de la cocina Para la limpieza de los frentes de los armarios te irá bien un poco de amoníaco diluido en agua; aclara y seca rápidamente con un paño suave para que no queden marcas. Retira todo lo que tengan en el interior y pasa una esponja con detergente para limpiar y desinfectar. Cuando se haya secado completamente, vuelve a colocar todo de nuevo. 15 Aire acondicionado Es el momento de revisarlo, cambiar los filtros y tenerlo a punto para el verano. 16 Zócalos y rincones En los rincones del suelo se acumula polvo y suciedad que hay que limpiar a fondo. Si el aspirador no llega, prueba con un cepillo pequeño para levantar el polvo y luego aspíralo. Los zócalos también se ensucian y necesitarán el tratamiento adecuado al material del que sean. Los de madera, que son muy comunes, se limpian con un paño humedecido en jabón neutro. Sécalos bien y dales un poco de cera.
© 2014 DJ3 RESERLIM, S.L.
Todos los derechos reservados Aviso legal